Que trabajen en lo bueno para que logren asirse firmemente de la vida que realmente lo es (1 Tim. 6:18, 19).

20800071_898414093643210_4491112745788305519_n

Imagínese que está a punto de mudarse al extranjero. ¿Cómo se prepararía para el cambio? Una buena manera sería aprendiendo el idioma y las costumbres del país. También sería bueno probar la comida típica del lugar. Tal vez hasta podría comenzar a vivir como si ya estuviera allá. Todo eso haría que al llegar fuera menos difícil la adaptación. Con el Paraíso sucede algo parecido: lo mejor es prepararse desde ahora tratando de vivir como si ya estuviéramos allí. Mucha gente cree que no tiene por qué darle cuentas a nadie, y mucho menos a Dios. Lamentablemente, ese espíritu de independencia ha causado mucho sufrimiento (Jer. 10:23). ¡Qué diferente será la vida en el nuevo mundo! Allí, todos respetaremos el derecho de Jehová a decirnos lo que debemos hacer. w15 15/8 3:4, 5

No lleguen a estar unidos bajo yugo desigual con los incrédulos (2 Cor. 6:14).

20953091_898420783642541_4661330924535689087_n (1)

El cristiano debe elegir bien a sus amigos, pero es aún más importante que elija bien a la persona con la que va a casarse. La Biblia dice claramente que el testigo de Jehová debe casarse “solo en el Señor”, es decir, solo con otro Testigo bautizado que se comporte como un verdadero cristiano (1 Cor. 7:39). Quien sigue este consejo obtiene algo muy valioso: un amigo que lo ayudará a ser fiel a Dios. Jehová sabe lo que es mejor para sus siervos y siempre ha dejado claro lo que piensa sobre el matrimonio, como lo demuestra este mandato que dio a la nación de Israel: “No debes formar ninguna alianza matrimonial con ellas [las naciones vecinas, que no adoraban a Jehová]. […] Porque él apartará a tu hijo de seguirme, y ellos ciertamente servirán a otros dioses” (Deut. 7:3, 4). w15 15/8 4:12, 13

Asegúrense de las cosas más importantes, para que estén exentos de defectos y no hagan tropezar a otros (Filip. 1:10).

20881916_898422613642358_5736935621931749011_n

¿Cómo se educa la conciencia? La clave está en que estudiemos la Biblia con regularidad —siempre comenzando con oración—, que meditemos en lo aprendido y que lo apliquemos en nuestra vida. Claro, no es solo cuestión de llenar la cabeza de información o de aprender reglas. El estudio de la Biblia debe ayudarnos a conocer cada día mejor a Jehová: su forma de ser, lo que le gusta y lo que no. La conciencia se acostumbra a funcionar como Jehová quiere, y poco a poco nuestra manera de pensar se hace más parecida a la de él. Ahora bien, si se nos hace difícil entender la decisión que un hermano tomó sobre algún asunto personal, no debemos juzgarlo ni presionarlo para que cambie de decisión. Es probable que su conciencia todavía sea “débil” y necesite más educación, o que sea demasiado restrictiva en ciertos temas (1 Cor. 8:11, 12). w15 15/9 2:4, 8, 10

Lunes 21 de agosto

20800169_898428356975117_8328556352467691223_n

Existe un camino que es recto ante el hombre, pero los caminos de la muerte son su fin después (Prov. 14:12).

El escritor del Salmo 42 escribió: “Espera a Dios, porque todavía lo elogiaré como la magnífica salvación […]. Oh Dios mío, dentro de mí está desesperada mi alma misma. Por eso me acuerdo de ti” (Sal. 42:5, 6). ¡Cuánto amor y confianza! ¿Siente usted lo mismo por Jehová? Seguramente respondería que sí. De todos modos, hay mucho que podemos hacer para que nuestra confianza sea cada día mayor. La Biblia nos aconseja: “Confía en Jehová con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propio entendimiento. En todos tus caminos tómalo en cuenta, y él mismo hará derechas tus sendas” (Prov. 3:5, 6). En resumen, Jehová nos ha enseñado con el ejemplo. Él nos amó primero y nosotros hemos aprendido a corresponderle (1 Juan 4:19). Esforcémonos por demostrarle cada día que lo queremos con todo el corazón, con toda el alma, con toda la mente y con todas las fuerzas (Mar. 12:30). w15 15/9 5:17-19

¡PUEDES VOLAR TAN ALTO COMO EL ÁGUILA!

Quién confía totalmente en Dios es comparado con un águila en las Escrituras. Esta maravillosa ave alcanza alturas hasta de siete mil metros, tiene la capacidad de elevarse por encima de las nubes; cuando llega la tormenta no la atraviesa si no que extiende las alas para atrapar más viento y se eleva por encima de los nubarrones. ¡El águila no se preocupa por la tormenta porque sabe que siempre tiene una salida!

 

El águila es la reina de las aves, no se intimida por las alturas ni por los fuertes vientos sino obtiene ventaja de ellos extendiendo sus alas ¡y cada ráfaga la eleva aún más alto!

 

Cuando las atacan simplemente vuelan más y más alto hasta que alcanzan una altura donde sus enemigos no pueden sobrevivir.

Extiende hoy tus alas, levanta el vuelo en las corrientes del Espíritu de Dios y déjate llevar por ellas para que subas más alto, por encima de tus circunstancias. Sé como el águila, vuela más alto, cerca de Dios, descansa y espera en Él.

 

Dios te ha dicho que eches sobre Él toda tu preocupación y que si permaneces en reposo, Él peleará por ti. Sé como el águila que Dios quiere que seas, extiende tus alas y sube al nivel que Dios quiere que vivas. Fuiste creada para volar ¡FUISTE CREADA PARA BRILLAR!

 

Pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán (Isaías 40:31, RV60).060-portadilla

Esfuérzate y sé valiente, porque tú serás quien reparta a este pueblo, como herencia, la tierra que juré a sus padres que les daría. Pero tienes qué esforzarte y ser muy valiente. Pon mucho cuidado y actúa de acuerdo con las leyes que te dio mi siervo Moisés. Nunca te apartes de ellas, ni a la derecha ni a la izquierda, y así tendrás éxito en todo lo que emprendas. Procura que nunca se aparte de tus labios este libro de la ley. Medita en él de día y de noche, para que actúes de acuerdo con todo lo que está escrito en él. Así harás que prospere tu camino, y todo te saldrá bien. Escucha lo que te mando: Esfuérzate y sé valiente. No temas ni desmayes, que yo soy el Señor tu Dios, y estaré contigo por dondequiera que vayas.»

esfuerzate-y-se-valiente

La historia de la vaca

la_culpa_es_de_la_vaca-1024x683

Esta es la historia de un aprendiz, que partió en un viaje con su maestro y transformó su forma de ver las cosas.

Emprendieron el camino por los lugares más pobres de la comunidad hasta que llegaron a una casa a punto de derrumbarse, rodeada de basura que daban un aspecto de total abandono, donde vivían en diez metros cuadrados ocho personas, dos abuelos, dos padres y cuatro hijos, con viejas vestiduras, sucios y malolientes. Allí en ese lugar pasaron la noche el maestro y su discípulo.

En medio de esa pobreza esta familia contaba con una posesión, una vaca, que era lo único que los separaba de la miseria total.

Al día siguiente se levantaron para salir temprano de allí, pero antes, el maestro dijo a su discípulo “es hora de que aprendas la lección“, ante la mirada atónita del chico el maestro sacó una daga y apuñaló la vaca que se encontraba atada a la puerta de la paupérrima vivienda. El joven desconcertado solo atinaba a decir con angustia y en voz baja para no despertar a nadie, “que ha hecho maestro, que significa esta lección donde se deba dejar esta familia sin su único sustento”. El maestro ni se inmutó, solo dijo que ya era hora de partir.

Cuenta la historia que un año después decidieron ambos hombres visitar nuevamente el lugar. Buscaron y buscaron, no daban con la vivienda. El joven se sentía más angustiado, se le venían a la cabeza los peores pensamientos de lo que pudiera haber sucedido cuando los moradores vieron muerta a su único sustento. A la vez, como estaban en el sitio que creían era el correcto y en lugar de la casucha había una edificación muy moderna, pensó, la familia tuvo que mudarse, ¿Donde?, ¿Con que suerte?, y otros habían tomado el terreno.

Titubea en arrimarse a esta mansión para preguntar si saben del paradero de la familia anterior, toca a la puerta y cual es su sorpresa que quien le abre era el mismo señor que un año atrás vivía y vestía la miseria. Incrédulo le pregunta, ¿Qué les ha sucedido? El dueño de casa ignorante que el maestro y el discípulo eran los causantes de la muerte de la vaca, les comenta el horror que vivieron esa mañana, que su primera reacción fue la desesperación, ¿Qué sería de sus vidas de ahora en adelante? En medio de esa angustia, continúa relatando, pensé que teníamos que hacer algo pues moriríamos de hambre, por lo que urgentemente teníamos que buscar otra fuente de subsistencia.

Visualizamos mucho espacio detrás de la casa, limpiamos y decidimos sembrar vegetales y verduras, empezamos a ver cuan rápido crecían y que nos daba más de lo que necesitábamos para comer, por lo que se nos ocurrió vender producto en el mercado. Poco a poco cambió nuestra vida durante este año y hemos logrado lo que ve, la muerte de nuestra vaca realmente nos ha traído prosperidad.

El joven escuchaba atónito, entendió finalmente la lección. El maestro escuchaba en silencio, luego llamó aparte a su discípulo y le preguntó: ¿Si esta familia aún tuviese su vaca, crees estaría en estas condiciones de hoy?”