¿Es el Reino de Dios algo que se lleva en el corazón?

 33

La respuesta que da la Biblia

El Reino de Dios no es sencillamente algo que los cristianos llevan en el corazón. * La Biblia indica claramente dónde está, pues lo llama “el reino de los cielos” (Mateo 4:17). También muestra que se trata de un verdadero gobierno que ya está rigiendo desde el cielo. Veamos.

  • El Reino de Dios tiene gobernantes, súbditos y leyes, así como la comisión de hacer que la voluntad de Dios se cumpla en el cielo y en la Tierra (Mateo 6:10; Revelación [Apocalipsis] 5:10).

  • El Reino de Dios gobernará a todos “los pueblos, grupos nacionales y lenguajes” de la Tierra (Daniel 7:13, 14). No es un gobierno elegido por el pueblo; Dios es quien lo ha nombrado y le ha dado autoridad para dirigir a la humanidad (Salmo 2:4-6; Isaías 9:7).

  • Jesús les dijo a sus apóstoles fieles que ellos estarían con él en el Reino de los cielos. ¿Para qué? Él mismo declaró: “Para que […] se sienten sobre tronos”, es decir, para que fueran reyes junto con él (Lucas 22:28, 30).

Así pues, la Biblia no enseña que el Reino de los cielos gobierne a través de nuestro corazón. En ese sentido, el Reino de Dios no es algo que se lleve en el corazón. Lo que sí enseña la Biblia es que las “buenas nuevas del reino” o “la palabra del reino” pueden y deben influir en nuestro corazón (Mateo 13:19; 24:14)

Anuncios

La mujer de Lot miró atrás

LOT y su familia vivían junto con Abrahán en la tierra de Canaán. Un día Abrahán le dijo a Lot: ‘Aquí no hay bastante tierra para todos nuestros animales. Vamos a separarnos, por favor. Si tú vas para un lado, yo iré para el otro.’

Lot miró la tierra. Vio una muy buena parte del país que tenía agua y mucha buena hierba para sus animales. Era el Distrito del Jordán. Por eso, Lot mudó a su familia y animales allí. Al fin hicieron su casa en la ciudad de Sodoma.

La gente de Sodoma era muy mala. Esto molestaba a Lot, porque él era bueno. Dios también estaba molesto. Al fin, Dios envió a dos ángeles a avisarle a Lot que iba a destruir a Sodoma y la ciudad cercana de Gomorra porque eran malas.

Los ángeles le dijeron a Lot: ‘¡Aprisa! ¡Toma a tu esposa y tus dos hijas y sal de aquí!’ Lot y su familia se tardaban, y por eso los ángeles los tomaron de la mano y los sacaron de la ciudad. Entonces uno de los ángeles dijo: ‘¡Corran por su vida! No miren atrás. Corran a los montes, para que no mueran.’

1101978068_univ_cnt_2_md

Lot y sus hijas obedecieron y huyeron de Sodoma. No se detuvieron ni un momento, y no miraron atrás. Pero la esposa de Lot desobedeció. Cuando se habían alejado algo de Sodoma, se paró y miró atrás. Entonces la mujer de Lot se convirtió en un pilar de sal. 

De esto podemos aprender una buena lección: que Dios salva a los que le obedecen, pero los que no le muestran obediencia pierden la vida.